El uso de las redes sociales, en última instancia, nos sirve para aumentar la cantidad y la calidad de nuestras ventas. Pero ¿cómo conseguirlo si en las redes no se vende? Para encontrar la respuesta a esta pregunta, en nuestro artículo desmenuzamos qué puntos previos son los que tenemos que desarrollar para conseguir nuestros objetivos empresariales.

Las tres preguntas clave que debemos responder antes de empezar a trabajar en redes sociales son: por qué tener presencia en medios sociales, a quien me voy a dirigir y cuál va a ser la persona que se va a encargar de gestionar mi presencia en los medios sociales.

B1_1Nuestra primera pregunta, ¿Por qué debo estar en las redes sociales? Por seguir una moda, porque mis amigos me dicen que es divertido… Tenemos que tener muy claro qué es lo que esperamos de nuestra presencia en las redes sociales para no llevarnos a error y equivocar nuestra estrategia. Las redes sociales son un canal de comunicación y de intercambio de contenidos con otras personas que bien se representan a ellas mismas o a empresas, pero al fin y al cabo personas, suponen la cara humana de las empresas, por tanto, lo que podemos hacer en ellas es escuchar, comunicar, conversar y compartir, que no es poco.

¿Si no voy a vender por qué dedicarle tiempo y esfuerzo? Sencillamente porque hoy por hoy es en las redes sociales donde están la gran mayoría de nuestros clientes y usuarios y gracias a ellas podemos saber qué es lo que esperan de nosotros y de nuestros productos, qué es lo que más les gusta y escuchando todos estos mensajes podremos adecuar nuestros servicios y productos a las necesidades y lo que es más importante, a sus expectativas. Pudiendo además atender rápidamente a las consultas que nuestros clientes nos puedan plantear resultando mucho más accesibles para ellos. De igual forma, estos mismos clientes hacen recomendaciones de uso de nuestros productos y servicios e intervienen de forma muy importante en la decisión de compra de nuevos consumidores, ayudando así a reforzar nuestra imagen de marca y prestigio.

Otra razón es que nuestra competencia ya está en las redes sociales. Pertenezcamos al sector empresarial que pertenezcamos nuestra competencia y nuestros proveedores ya están en ellas. Así es. De forma que para poder mantener nuestra competitividad y prestigio demostrando que nos actualizamos y adaptamos a las nuevas tecnologías y corrientes de comunicación debemos utilizar estos mismos canales. El mantenerse al margen sólo nos sitúa en una posición de desventaja y desinformación. Además puede dar a entender que nuestra empresa es un negocio obsoleto y estancado. Incluso en los procesos artesanales y tradicionales encaja a la perfección la comunicación a través de las redes.

Y por supuesto hay que tener muy presente que, junto con el blog, son el medio ideal para crear y reforzar nuestra imagen de marca compartiendo de forma fácil y ágil contenidos a cerca de nuestros productos y conocimientos, compartiendo cual es nuestra filosofía y nuestro fin, nuestra forma de trabajar y de entender el trabajo, socializando el frío entorno laboral y generando, en una palabra, confianza.

presentacionesLa segunda pregunta que nos debemos hacer es ¿a quién nos vamos a dirigir? Como canal de comunicación que son, debemos decidir a quién dirigimos nuestro mensaje: a clientes, proveedores, compañeros de profesión, etc. en función de cuál sea nuestra respuesta elegiremos un medio u otro, o en el caso de utilizar varias redes, a quien dedicaremos cada una de ellas, puesto que podemos decir, sin miedo a exagerar, que existen cientos de redes sociales y cada una de ellas es utilizada por un segmento en concreto de usuarios. De la correcta elección que hagamos depende el que nuestro mensaje se pierda o llegue exactamente al grupo de personas al que nos queríamos dirigir.

En este contexto, también debemos decidir previamente el estilo con el que nos vamos a comunicar, en cuantas redes vamos a tener presencia, cual va a ser nuestra frecuencia de publicaciones, que contenido es el que queremos trasmitir y donde. Resumiendo, debemos definir nuestra campaña de comunicación que a diferencia de como ocurría en los medios tradicionales de publicidad que era temporal y/o puntual, en las redes sociales es diaria. Improvisar en alguno de estos puntos sólo nos puede llevar a cometer errores antes o después y a hacernos muy complicada y lenta la tarea de mantener al día los contenidos a publicar.

B1_3Por último, la tercera pregunta que debemos responder antes de iniciar nuestra presencia en redes sociales es ¿quién va a gestionarlas? Por lo general, en las empresas de cierto tamaño es el departamento de Marketing el que se encarga de diseñar, ejecutar y controlar la comunicación en las redes sociales en colaboración con la gerencia. Sin embargo, la gran mayoría de las empresas carecen de este departamento como tal y las funciones de atención a clientes, y comunicación con los distintos usuarios son desempeñas por el gerente o trabajador cualificado designado.

Indiscutiblemente, nadie conoce mejor un negocio que quién lo dirige, pero hay que asumir que una adecuada gestión de redes sociales puede implicar una media de dos horas diarias y por lo general nadie puede quitar de sus tareas habituales dos horas para una nueva actividad. Y precisamente por esta falta de tiempo a veces se cae en el error de dejar que “fulanito que sabe mucho de ordenadores” se encargue de mantener nuestros perfiles sociales, olvidando que es la imagen y la reputación de la empresa la que está en juego, y que lo que comuniquemos y como lo hagamos debe ser coherente con los principios, valores, filosofía, estilo y objetivos de nuestro negocio. Además, no debemos olvidar, que las redes sociales son un instrumento fundamental que nos ayuda a posicionar nuestra página web en los buscadores, son un elemento imprescindible en nuestra estrategia de posicionamiento SEO, por lo que tener en cuenta permanentemente las herramientas de este otro elemento clave nos obliga a no improvisar en nuestras publicaciones.

Por todo ello podríamos decir que hacer un uso profesional de las redes sociales y llevar a ellas nuestra empresa es imprescindible para la permanencia, desarrollo y competitividad de la misma. Conociendo mejor a nuestros clientes mejoraremos el servicio que les prestamos con nuestros productos consiguiendo una mayor frecuencia de compra y recomendación de nuestro negocio. Pero para conseguirlo es necesaria la involucración total de la dirección de la empresa, tanto para formar adecuadamente al personal que se encargue de su gestión como para colaborar activamente con el profesional que se encargue de hacerlo, en el caso de que se contrate de forma externa.

Rocío González
Directora

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies