Siempre se ha dicho que el hecho que nos revelaría si dominamos un idioma es si somos capaces de pensar en ese idioma.

Pues bien con el SEO ocurre lo mismo. No se trata, solamente, de establecer unas palabras clave y utilizarlas en la “trastienda” de nuestra web. Se trata de tener como objetivo y casi como filosofía todos los elementos que favorecen ese posicionamiento óptimo para que surja de una forma natural y no resulte forzado dando como resultado textos incoherentes y nada divulgativos ni impactantes, es decir, que nos hagan perder nuestro principal objetivo a la hora de dirigirnos a nuestro mercado: la comunicación clara, directa y efectiva.

SEO-1

Partiendo de esta premisa, lo primero que debemos tener en cuenta es qué es el SEO. Como nos indica Google equivale a las siglas en inglés de “optimización de motores de búsqueda” (Search Engine Optimization) o de “optimizador de motores de búsqueda” (Search Engine Optimizer). Pues bien podemos definirlo como el conjunto de herramientas y acciones dirigidas a aumentar el tráfico cualificado a nuestra web, posicionándola de forma óptima en los resultados de los motores de búsqueda de forma orgánica. Es decir, sin realizar campañas de pago sino a través de acciones tanto en la optimización de la infraestructura tecnológica, como del marketing y de la generación de los contenidos en la web y en el resto de los canales de comunicación que utilice nuestra empresa. En el enlace anterior poden encontrar bastante información sobre el tema ofrecida por Google.

Si bien en España el buscador mayoritariamente utilizado es Google, y es este motor de búsqueda el que marca unas pautas (algoritmos) a través de las cuales “premia” o “penaliza” a las distintas web en sus resultados de búsqueda, no debemos olvidar que existen otros buscadores que poco a poco van ganando terreno como es el caso de Bing de Microsoft, ante los cuales también debemos ser visibles. Aunque en general las acciones encaminadas a mejorar nuestro posicionamiento son comunes a todos los buscadores.

Siguiendo las directrices de Google nos centraremos en la última actualización de su algoritmo de búsqueda del pasado abril de 2012, la llamada Pingüino, en la que, resumiendo, se penalizan los siguientes aspectos:

 1.       Keyword Stuffing“: Uso repetido y excesivo de palabras clave en la web. Por ejemplo: “seo valencia, consultor seo, seo freelance, experto seo…” repetido a pie de página 40 veces. En este caso se daría un abuso de la palabra clave “SEO”, al escribir de forma consecutiva y sin sentido una gran cantidad de términos que contienen dicha keyword.

 2.       Textos sin coherencia para los usuarios anteriormente amigables para Google. El ejemplo del punto 1 sería válido para explicar este caso. Citar palabras sin relación entre ellas, y sin mayor sentido que el de dar palabras clave a Google para conseguir un mejor posicionamiento en ellas.

 3.       Contenido duplicado. Tener el mismo texto que otras páginas web, un texto que no aporta originalidad. Esto ya se venía castigando desde al anterior actualización llamada Panda Update.

 4.       Redes de enlaces artificiales. Se trata de un concepto muy genérico y englobaría todas las prácticas de construcción de enlaces:  todos los links que no se hayan creado de forma natural.

 5.       Repetición de un mismo “anchor text” (texto del link) en muchos enlaces. Es un caso muy frecuente y probablemente el que cree penalización a un mayor número de páginas web

 6.       Enlaces en webs sin relación temática o semántica. Crear un enlace con la palabra clave SEO en una página web que trata sobre gastronomía está muy mal visto. Por ejemplo: “El chivito es uno de los bocadillos con más éxito en España según las encuestas realizadas <enlace>SEO</enlace> por la entidad X… Según dicha encuesta, las tapas favoritas son la patatas bravas”.

 7.       “Doorway pages“: Aquellas webs especializadas en una o varias palabras clave cuyo fin es únicamente redireccionar a otra página web.

 8.       Dominios con palabras clave en su nombre: son las grandes perjudicadas por la actualización.

 9.       Todo lo que viole las “directrices de calidad de Google. Para no alargar y hacer demasiado técnico este post,  os dejo el enlace con extensa descripción de las mismas para quien desee profundizar en el tema.

Como se puede observar, en esta última actualización Pingüino se penaliza la artificialidad en la estructura y en los contenidos web.  Reforzando la importancia de un marketing de contenido profesional en el que la comunicación sea el verdadero objetivo a través del cual consigamos conectar con nuestro público objetivo para ofrecer nuestros servicios y productos pero de forma honesta y competente,  sin “trucos” para llegar el primero a la meta, sino ofreciendo calidad, soluciones y atención al cliente.

Por todo ello, podemos concluir recalcando que los cimientos de una adecuada estrategia de SEO, se basan en desarrollar una comunicación cuidada, coherente,  profesional y efectiva tanto en la página web, como en el blog, en las redes sociales, foros y en cualquier canal de comunicación online y offline potenciando no sólo nuestro posicionamiento sino también nuestra reputación e imagen de marca. Al mismo tiempo no debemos improvisar ni dejar a cargo de alguien que “simplemente sepa de ordenadores” esta importante tarea, sino que se debe ser  un profesional o equipo de profesionales, internos o externos, que conozcan perfectamente la empresa y sus objetivos, los que diseñen la campaña de comunicación que queremos hacer llegar a nuestro mercado.

Así que ¿cuál es su caso? ¿Usted piensa en SEO? 

Rocío González
Directora

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies